Suena lógico lo de darles una segunda vida a los envases cosméticos, ¿no te parece? Yo siempre he querido hacerlo. Y vosotras también me lo habéis pedido una y otra vez. ¡Queremos higienizar los envases vacíos y volver a rellenarlos!

Y no sólo eso. Además, considero que es mi responsabilidad, como marca ética y sostenible, y también como persona que habita este planeta, generar el menor residuo posible e intentar aportar mi granito de arena a un mundo más limpio y sostenible.

Parece tan obvio, tan sencillo, y, sin embargo, llegar a conseguirlo ha sido toda una odisea… Resulta que el proceso es más complicado de lo que imaginaba, y también más costoso. Sin embargo, sigo creyendo que merece la pena. Así que, si te animas a ayudarme, esto va a ser un trabajo en equipo en el que aportaremos todas 😊

 

Entonces a lo práctico:

 

¿Dónde y cómo devuelvo mis envases?

A partir de ahora, junto con tu compra, recibirás una tarjetita en la que te propongo un juego muy serio. Tú devuelves 6 envases y Lamia te regala una minitalla a elegir.

Podrás devolver tus envases vacíos de tres maneras diferentes:

  1. En la tienda física en la que lo compraste o en alguna de las tiendas físicas que participan en el proyecto. Puedes consultarlas en el siguiente apartado.
  2. A mí directamente, en ferias o eventos.
  3. También puedes enviarme tus envases vacíos. En este caso, te animo a guardar acumular envases y enviármelos todos juntos. Incluso se me ocurre que, si tú y tus amigas utilizáis Lamia, podríais juntar vuestros envases vacíos… (Lo siento, pero por ahora Lamia no puede asumir los gastos de envío de las devoluciones de menos de 20 envases. Si tienes 20 envases, gracias de corazón: ponte en contacto conmigo y organizo la recogida). En este formato te haré llegar tu minitalla de regalo con tu próximo pedido.

 

Puntos de venta que participan en el proyecto

En estos puntos de venta podrás devolver tus envases y elegir tu regalito cuando hayas devuelto 6 frascos:

 

 

Y con esto te lo he contado todo… ¿Te queda alguna duda?

¡Te leo!